Año-Nuevo

Estos son los rituales más extraños para celebrar el Año Nuevo

Para muchos este año ha estado lleno de complicaciones, pérdidas, mucho estrés y miedo, por lo que no vemos la hora de que esta Nochevieja podamos decirle hasta nunca 2020, esperando que el 2021 compense, aunque sea un poco, el mal sabor de boca que nos dejó este peculiar periodo.

Para eso, es necesario que comencemos este nuevo ciclo con la mejor energía, con pensamientos positivos y dispuestos a implementar nuevos hábitos que mantengan la estabilidad, salud y prosperidad en nuestros hogares.

Con esto en mente, quizá esta ocasión los rituales para atraer la abundancia y prosperidad para este nuevo año pasen de ser una simple superstición a una forma de atracción de energía positiva, que nunca está de más.

Este tipo de prácticas no son específicos de alguna cultura. En diversas partes del mundo se realizan estas tradiciones que para algunos podrían resultar extrañas; por lo que si piensas que tu tía es excéntrica por salir a correr con las maletas cuando dan las 12 campanadas, no has visto nada.

En Finlandia, una costumbre es derretir plomo para luego verterlo en una cubeta con agua para que el metal forme figuras que luego serán interpretadas para conocer lo que depara el próximo año.

En algunas regiones de Sudamérica se acostumbra la quema de muñecos en forma de espantapájaros, a los que se les conoce como años viejos, los cuales pueden tener atados mensajes de las cosas malas que sucedieron durante el presente año o fotografías, que representan el dejar el pasado atrás.

En Irlanda, el dicho de no jugar con la comida no es muy popular, ya que en esa región una de sus costumbres de año nuevo es golpear las paredes de las casas con rebanadas de pan, lo cual dicen los locales, sirve para alejar los malos espíritus y garantizar el alimento suficiente para la familia.

En Rumanía, los granjeros intentan comunicarse con sus animales. Sin embargo, quienes consiguen entender algo de lo que sus vacas tratan de decirles podrían augurar un año de infortunios y claro, quizá un poco de demencia.

Y por si lavar los platos de la cena no te hace muy feliz, en Dinamarca tienen la peculiar tradición de romper los platos viejos y usados contra las puertas y paredes de las casas de su familia y amigos para desearles un año de buena fortuna, para luego subir a las sillas y justo durante la última campanada saltar todos al mismo tiempo para alejar los malos espíritus.

Así que ya lo sabes, si este 2021 necesitas más que 12 uvas o ropa interior roja, puedes poner en práctica cualquiera de estas originales ideas, que si no funcionan, seguro te traerán un momento de felicidad para cerrar este complicado año.

Fuente: El Diario

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
es_ESES